Regidoras de San Francisco Totimehuacan denuncian violencia política de género

Las regidoras de la junta auxiliar San Francisco Totimehuacan, Josefina Salas y Ruth Rosas, han presentado una denuncia ante la Fiscalía General del Estado (FGE) por violencia política de género. Según las regidoras, el presidente auxiliar Carlos Guerrero Núñez está obstaculizando el ejercicio de sus funciones. Acusan públicamente al presidente auxiliar de descalificarlas, ridiculizarlas y no pagarles su salario durante tres meses.

En una conferencia de prensa, las regidoras de Hacienda y Gobernación revelaron que a Carlos Núñez no le gusta recibir críticas sobre su administración ni ser cuestionado sobre los recursos provistos por el Ayuntamiento de Puebla. Además, les molesta cualquier tema relacionado con la transparencia. Incluso ha ordenado a su equipo cercano aplicarles "ley del hielo" por alzar la voz.

Inicialmente, a las regidoras no les importaba que se invisibilizara su presencia ya que seguirían señalando las irregularidades. Sin embargo, con el paso del tiempo dejó de pagarles sus salarios y ahora les adeuda tres meses cada uno correspondientes a 6 mil pesos. Además, les impide acceder a su espacio laboral a pesar que la presidencia auxiliar es un lugar público para toda la ciudadanía.

Después de tomar en cuenta estas situaciones, decidieron informar al Instituto Electoral del Estado (IEE), entregaron una copia a la Comisión de Derechos Humanos en Puebla (CDH) y presentaron una denuncia formal en la Fiscalía. Tomaron esta decisión porque consideran que el presidente minimiza su labor en el órgano colegiado y no toma en cuenta que fueron elegidas por el pueblo.

Además, han sufrido amenazas, lo que consideran una clara violencia de género. Mencionan que hay compañeros hombres críticos del edil auxiliar, pero a ellos no los hostiga ni minimiza sus ideas ni bloquea sus intervenciones ni se burla de sus propuestas. Las regidoras responsabilizan a Carlos Guerrero de cualquier daño que puedan sufrir ellas y sus familiares.

En un llamado a todas las mujeres regidoras que han sido acosadas, hostigadas o víctimas de violencia de género por parte de sus presidentes, las regidoras exhortaron a romper el silencio y trabajar unidas para demostrarles que las intimidaciones no les quitaron el miedo y merecen una vida libre de violencia.

Por último, solicitaron al presidente municipal Eduardo Rivera Pérez que no proteja a quienes violenten mujeres en las presidencias auxiliares y les brinde las condiciones necesarias para vivir sin miedo, sin acoso y sin precarización laboral.

Subir

Utilizamos cookies para el correcto funcionamiento del sitio. Mas información