Pobladores de Coronango logran reabrir la autopista Puebla-México tras protesta por pozo profundo

Tras seis horas de protesta, los habitantes de Coronango, en el municipio de Puebla, lograron reabrir la circulación en ambos sentidos de la autopista Puebla-México. La Comisión Nacional del Agua clausuró la excavación de un pozo profundo en un predio privado donde se encuentran las instalaciones de la empresa Castores.

Este hecho provocó largas filas de vehículos que poco a poco comenzaron a disminuir con la implementación de un operativo por parte de elementos de la Guardia Nacional para agilizar el tráfico. Sin embargo, los embotellamientos persistieron en varios puntos, afectando principalmente al Periférico-Ecológico y a la propia autopista.

Los pobladores dejaron claro que repetirán acciones similares si se retiran los sellos de clausura o se reanuda la excavación. Su principal demanda es proteger el agua y evitar más perforaciones en Coronango y municipios cercanos como Xoxtla y Tlaltenango, donde denuncian una extracción excesiva autorizada desde los años 90.

Antes del cierre vial, más de 500 habitantes realizaron una asamblea para exigir detener la perforación del pozo profundo que extraerá grandes cantidades de agua. Tras evidenciar que el Sistema Operador del Agua es responsable probablemente esté detrás del proyecto.

Finalmente, con presión constante por parte de los manifestantes y una mesa fallida con representantes gubernamentales, lograron que Conagua sellara el lugar. Aunque se desconoce información adicional sobre esta obra debido a su carácter privado.

Subir

Utilizamos cookies para el correcto funcionamiento del sitio. Mas información