Lucha por justicia: Contra el feminicidio y la impunidad

"Exigen justicia y pena máxima para presunto asesino de una mujer en Ignacio Romero Vargas"

Con dolor, rabia e impotencia, Erika clama por no más retrasos al Tribunal Superior de Justicia y la máxima condena para el presunto asesino de su hermana. Hace poco más de un año, Paola fue golpeada y asfixiada por su expareja sentimental en la junta auxiliar antes mencionada, dejando a sus cuatro hijos en la orfandad.

Frente al hogar donde Erika y Paola fueron criadas por sus tías después del abandono materno y el fallecimiento paterno, las emociones se desbordan. La hermana mayor relata el arduo proceso que ha sido revivir constantemente lo sucedido ante las autoridades, mientras el Tribunal Superior de Justicia del estado sigue permitiendo aplazamientos en la primera audiencia debido a tácticas legales del abogado defensor.

"Erika acompaña su relato con lágrimas: "Las autoridades no entienden el dolor que mi familia atraviesa: mis tías, mis primas y yo misma. Estoy llevando personalmente todo esto; es agotador ir y venir constantemente, atravesar este dolor una y otra vez. La rabia me embarga al ver a la familia del detenido. No cometeré un delito porque tengo principios; fui educada adecuadamente. Si no puedo contenerme, me alejo de las personas".

Acompañada por sus tías y otros familiares sosteniendo carteles con fotografías de Paola e inscripciones como "pena máxima para feminicida", "justicia para Paola Velazco" y "todo el peso de la ley", Erika comparte que su hermana era una mujer alegre y trabajadora. Incluso se privaba de pan para dárselo a sus hijos, quienes ahora tienen 17, 9, 5 y 4 años. Los dos últimos fueron concebidos con Juan N., de 33 años, actualmente bajo custodia.

Debido al maltrato que sufría junto a su expareja sentimental, Paola decidió separarse pero permitía visitas con sus hijos: "Mi hermana ya estaba separada de él desde hace medio año. Pero este hombre no la dejaba en paz. Tenían encuentros por los niños; no quería que sufrieran las consecuencias del problema entre él y ella. Quería protegerlos. Lamentablemente, por ser buena persona y comprensiva, toleró muchas cosas", compartió Erika.

La entrevistada también revela que Juan era influenciado por su familia para actuar así hacia Paola. No la querían e incluso hablaban mal de ella ante él: "En una ocasión mi hermana les dijo a mis tías y a mí que no le dijéramos nada porque no quería problemas ni con Juan ni con su familia". Sin embargo, finalmente decidió terminar esa relación tóxica.

Un día antes del asesinato de Paola ocurrido el 20 de junio del presente año (2022), todavía celebró junto a Erika ya que habían retrasado el festejo debido a diversos motivos personales. Este es un recuerdo triste pero valioso para la única hermana sobreviviente.

A pesar de haberse entregado y confesado el crimen, la familia del detenido ha utilizado diversos recursos para retrasar el proceso. La preocupación de Erika y las tías de la fallecida es que, en dos años, no haya sentencia y el acusado recupere su libertad.

"Aquí radica mi preocupación. Si no hay una sentencia en determinado tiempo, él podría salir bajo fianza. No es justo; llevamos más de un año en este proceso sin progresos significativos. Por eso pido a las autoridades competentes que tomen medidas, que no permitan que esta situación quede impune", relata Erika con lágrimas en los ojos.

Dos hijos de Paola están con los abuelos paternos a pesar de una demanda pendiente. Mientras continúa con las convivencias con los menores e inicia el proceso para obtener su custodia, Erika denuncia diversas anomalías por parte del Juez Oral de Lo Familiar para agilizar este caso estancado debido a la falta de un defensor adecuado para Juan N.

Por otro lado, mientras la familia del acusado se encarga temporalmente de los dos niños menores (4 y 5 años), se ha notado una influencia machista hacia ellos por parte de esa familia: "En mis días junto a ellos he notado actitudes machistas. No están siendo educados en igualdad y no quiero que esto continúe", acusa Erika.

Para evitar futuros problemas y garantizarles una mejor educación, Erika busca obtener la custodia legal. Asegura que aún mantienen cierta comunicación con su padre: "El Juez Oral está obstaculizando nuestro avance sin razón aparente".

En medio del dolor y buscando justicia, paolinos y amigos de la familia colocarán flores y velas frente al hogar donde crecieron Erika y Paola. Son símbolos que representan el eterno descanso de Paola: "Es difícil para mí volver a este lugar, ver la casa donde mi hermana y yo crecimos. No puedo sentir más que dolor y rabia porque aquí me arrebataron a mi única hermana. Quiero que el culpable sea castigado severamente, que se haga justicia sin tolerancia alguna. Las autoridades no deben compadecerse porque él no tuvo piedad con mi hermana ni pensó en sus hijos", concluyó Erika.

Así se espera que pronto este caso reciba la atención adecuada por parte del Tribunal Superior de Justicia, asegurando un juicio justo y una condena apropiada para el presunto asesino de Paola Velazco Román en Ignacio Romero Vargas.

Subir

Utilizamos cookies para el correcto funcionamiento del sitio. Mas información