La inseguridad en las carreteras: un calvario para los conductores de transporte de carga

La inseguridad en las carreteras del estado se ha convertido en un verdadero calvario para los conductores de transporte de carga. En los primeros siete meses de 2023, se registraron mil 577 robos a transportistas, lo que representa un aumento del 64.9% en comparación con el mismo periodo del año anterior.

Además de la inseguridad, los conductores también enfrentan largas jornadas laborales sin poder ver a sus familias. A pesar de las difíciles condiciones laborales, la falta de oportunidades los obliga a permanecer en el sector.

Los líderes y conductores coinciden en que el sector ha sido relegado por parte de las autoridades, a pesar de su importancia para la economía del país. Hacen un llamado para mejorar su situación y brindarles mayor apoyo.

El robo es un riesgo permanente en las carreteras. Los conductores deben estar alerta ante cualquier comportamiento sospechoso y evitar hacer paradas debido a la falta de vigilancia.

En tan solo siete meses, se ha superado la cifra total de robos al transporte de carga del año anterior. Los atracos son más frecuentes en ciertas áreas especificas, como San Martín Texmelucan, Puebla, Amozoc y Esperanza.

La mercancía más robada incluye abarrotes,vinos y licores,electrónicos y línea blanca debido a su facilidad para venderse posteriormente.

Las estadísticas muestran que los asaltos ocurren con mayor frecuencia entre las 7 am y el mediodía cuando las unidades están llenas de mercancía. Se recomienda utilizar tecnología como rastreador GPS y cámaras de vigilancia para enfrentar este tipo de robos.

Algunas carreteras carecen de vigilancia, lo que facilita a los grupos del crimen organizado estudiar las rutas para posteriormente asaltarlas. Los delincuentes utilizan varios modus operandi, como romper parabrisas, obstruir el carril o dar "cerrones" para robar la mercancía o el camión completo.

Los conductores también se enfrentan a extensas jornadas al volante y recurren a estimulantes para mantenerse despiertos. Algunos de ellos pasan días manejando sin descanso y tomando pastillas para cumplir con los tiempos de entrega.

Las condiciones laborales son demandantes y mal remuneradas, pero muchos conductores no tienen otra opción que seguir trabajando en esta industria para sostener a sus familias.

La regulación de las horas de conducción propuesta por la senadora Olga Sánchez Cordero busca establecer un límite máximo de 14 horas diarias y una pausa mínima continua de 8 horas. También se sugiere la presencia de un segundo conductor en trayectos superiores a 9 horas.

Para mejorar la situación, se propone un aumento en el número de policías estatales o la presencia militar en las carreteras. Esto brindaría mayor seguridad tanto a los conductores como a su carga.

Subir

Utilizamos cookies para el correcto funcionamiento del sitio. Mas información