La comunidad católica en Puebla alza su voz contra la violencia y recuerda a los sacerdotes asesinados en Cerocahui

La comunidad católica en Puebla se unió a nivel nacional para conmemorar el asesinato de los sacerdotes jesuitas Joaquín y Javier en Cerocahui, Chihuahua, que ocurrió hace un año. El 20 de junio, todas las iglesias de la Arquidiócesis de Puebla hicieron sonar sus campanas durante más de cinco minutos para recordar la violencia que sufrieron los sacerdotes. También se recordó al guía turístico que perdió la vida durante el ataque mientras intentaba refugiarse en la iglesia junto a los sacerdotes. Además, se rindió homenaje a Gertrudis Cruz y Gliserina Cruz, dos catequistas pertenecientes a la Diócesis de Huajuapan de León, Oaxaca, que fueron asesinadas por hombres armados el pasado 16 de junio.

El acto comenzó a las 15:00 horas en varias sedes religiosas destacadas como la Catedral y diferentes parroquias. En la Basílica Catedral, algunos fieles se congregaron en el atrio al escuchar el repique de campanas.

Según declaraciones del arzobispo Víctor Sánchez Espinosa, esta conmemoración también sirvió como una llamada a poner fin a la violencia en el país y buscar justicia sin impunidad.

Es importante mencionar que esta acción fue replicada en todos los estados del país como rechazo e indignación hacia estos actos violentos y con el objetivo de frenar la violencia diaria que enfrentan los mexicanos.

Subir

Utilizamos cookies para el correcto funcionamiento del sitio. Mas información