El exdiputado local José Juan Espinosa reaparece en el Congreso tras tres años de persecución política

El exdiputado local José Juan Espinosa Torres reapareció en el Congreso del Estado de Puebla para tener un encuentro con sus "amigos legisladores" y solicitará una reunión con el presidente, Eduardo Castillo López. Durante su visita, declaró que fue un perseguido político pero que no guardará rencores.

En una breve entrevista, Espinosa Torres no quiso hablar sobre su estancia en el extranjero y afirmó que su visita a la sede legislativa fue únicamente para saludar a sus amigos, entre ellos Eduardo Alcántara, quien permanecerá en el registro nacional de violentadores de género por tres años, y el presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política, Eduardo Castillo López.

"Tres años no estuve en Puebla (...) yo no tuve un auto exilio, fue un exilio, una persecución", declaró Espinosa Torres. Sin embargo, manifestó su interés por volver a encontrarse con amigos y familiares. Explicó que está dispuesto a platicar más detalles sobre lo ocurrido durante estos tres años si se le presenta la oportunidad.

Cuando se le preguntó si planea participar en algún partido político durante el próximo año electoral, respondió que "no es el momento" y destacó su compromiso por respetar siempre la ley electoral. Además refirió: "Seré muy respetuoso como siempre lo he sido".

Aunque nació en la izquierda política mexicana, al ser cuestionado sobre si se sumará al Partido Acción Nacional (PAN), mencionó estar evaluando cuál es la visión necesaria para mejorar las condiciones ciudadanas. Asegurando estar contento y fortalecido, Espinosa Torres concluyó que no guarda rencores.

Cabe recordar que en octubre de 2020, la Auditoría Superior del Estado (ASE) presentó dos denuncias ante la Fiscalía General del Estado en contra de José Juan Espinosa Torres, por presuntos delitos cometidos durante su gestión como presidente municipal de San Pedro Cholula en los periodos fiscales de 2015, 2016 y 2017.

Tras esto, el exdiputado desapareció temporalmente y se rumoreaba que había emigrado a Houston, Texas. Sin embargo, Nancy de la Sierra Arámburo, senadora y madre de sus hijos, afirmó que Espinosa Torres no era culpable de las acusaciones en su contra y que no se encontraba escondido ni prófugo de la justicia; simplemente estaba atendiendo un problema de salud.

Subir

Utilizamos cookies para el correcto funcionamiento del sitio. Mas información