Deserción masiva de estudiantes en escuela rural debido a violencia y maltrato

Más de 60 estudiantes abandonaron la Licenciatura en Educación Primaria de la Escuela Normal Rural Carmen Serdán luego de sufrir actos de violencia física, verbal y psicológica durante la semana de inducción. Durante esta denominada "novatada", las estudiantes fueron sometidas a privación de alimentos, castigos, trabajos forzados y maltratos. Algunos padres de familia acudieron a la institución para llevarse a sus hijas después de que estas les revelaran que solo estaban comiendo una cucharada de lentejas o sopa al día y unos tragos limitados de agua que podían beber utilizando algunas llaves.

Según un padre, solo quedaron 12 estudiantes del grupo original después del periodo inicial y ninguna se encontraba satisfecha con las condiciones en las que estaban viviendo ni con las diversas humillaciones y maltratos a los que habían sido sometidas.

Durante su estadía, también se les impidió dormir ya que debían depositar sus pertenencias en costales durante la noche y correr varias vueltas dentro del campo deportivo sin acceso a servicios básicos como agua.

Las estudiantes denunciaron además la presión e intimidación ejercida por varones provenientes de otras escuelas rurales del país, lo cual generó temor entre ellas por posibles agresiones físicas.

Esta situación ha generado críticas hacia el gobierno federal y estatal por permitir este tipo de abusos contra las estudiantes, quienes ingresan con esperanzas académicas pero reciben maltrato y violaciones a sus derechos humanos.

Ante esto, los habitantes solicitaron una vez más el cierre del plantel educativo debido al daño a la reputación del municipio provocado por los actos vandálicos protagonizados por el consejo estudiantil de estas normalistas, poniendo en riesgo la integridad de la población.

Subir

Utilizamos cookies para el correcto funcionamiento del sitio. Mas información